Retorno silencioso

01 Aug 2006

El Sol me acompaña en mi huida de tí;
la geometría escondida de los cultivos
evoca los caprichos de tus manos
que acompañan la sonrisa de tus labios.

Me descubro pensando en la alegría en tu cara:
sencilla, sincera, serena en su semblante.
Soñando contigo a kilómetros de tí no soy
sino una alma huérfana, sin hermana.

Hay promesas que incumplo poco a poco
arrastrando mis sueños a terreno prohibido.
Necesito las palabras de que no dispongo
para que no se me clave este camino.

Al llegar el Sol me dejó en soledad,
camino conocido y sentimientos nuevos.
Silencio sordo en mi última milla aérea,
mudo reflejo en mi último verso.