Raices huérfanas

04 Jul 2006

Odio cada letra imborrable de mi pasado:
tinta indeleble que se seca con los años.
Los cimientos condenados de por vida
a ser moles de piedra, sin salida.

Pasos que no pueden ser borrados
como las huellas de la nieve reciente,
pasos que se mueren de pena llorando
como un árbol anhelando el clima que no tiene.

Son como raices que te agarran y grietas
que te tragan despacio sin ni si quiera
susurrarte al oido tu condena.

Zapatos, tijeras y bombillas brillantes
muertos de desgaste en su jaula,
vivos en la quimera de aquel que fui antes.