Caminante de noche de invierno

15 Feb 2006

Dando tumbos por los rincones de mis noches;
te sorprendo silenciosa encontrando palabras
entre la piel de mis dedos alegres y vivos…
como una estrella que observa y sonríe.

Una vez mi cuerpo flota en su nube de tela
miro por mi ventana y has desaparecido:
como siempre, silenciosa, como la hoja verde
que se esconde dentro del árbol perenne.

Pasitos cortos, que los traspiés quedaron atrás;
por una carretera invernal rodeada de cielo blanco,
de postes abandonados a la suerte que tú les das.

Descubres mi parte oculta, que desconocía,
y me sorprendo imaginando tu cara en calma
donde en mi ventana se refleja la mía.