Ay sin tí, ay contigo

07 Sep 2005

Tus pasos dictarán mi pulso cuando regreses,
tus historias llenarán de droga mis sueños fríos.
Caminaré sobre las que fueron tus aceras,
recorriendo los ríos de tu sed, soñando que soy tus pies.

Y hoy de noche mis lágrimas luchan por ver Madrid
con su cielo triste de naranja reverdecer.
Quiero cerrar con mis labios de rosa tus heridas
y llenar de flujo en tu cama nuestras espiras.

Diseñando con regla nuestra vida en sueños
no es sino clavarme un cartabón en el corazón,
y beber mi sangre roja, viva, llena de emoción.

El pobre Fabián no tuvo oportunidad de bucear en tus ojos,
y yo que te tengo en mis brazos no puedo
sino llorar y ahogarme en la idea de tu regreso.