Del miedo a tí en un cuarto sin ventanas

28 Sep 2005

De tanto mirar dentro de tus ojos pierdo el sentido;
no encuentro salida a tanto color de cielo iluminado
reflejado en los charcos que reposan bajo los bancos
que sufren solitarios y ausentes cada golpe de frío.

De tanto tenerte en mi cabeza me asusto
de los ecos de tu imagen que salpican mis retinas,
como las gotas rubí de un pintauñas volcado
que cayeran en un pañuelo mojado de lágrimas.

De tanto querer susurrarte mi voz se pierde
entre gritos de madrugada y chillidos escondidos
tras los muebles de madera que se pudren
en la calle con sus grietas abiertas como ríos.

Y de tanto querer coger tu mano mis pies corren,
y mi corazón late y mis ojos se ciegan por el viento…
Pero a un piso de tí mis piernas se atrancan de golpe
y no hay escalera mecánica que funcione.