Tu día y tu noche

04 Jul 2005

Cuanto más te acercas más me calmas,
es tu ausencia la que resuena en mis oidos.
Agudo chillido que herido escapa
por mi aorta: llama de fuego frío.

Y a tu lado mis latidos sonrien
y quiebra mi llanto y siento alegría.
Ay amor si te perdiera entera,
¿qué sería sin tu día mi vida?

Pero también anhelo tu noche de cercanía,
¿cómo saber que amanecerás de nuevo
si me negaras ser lo que yo quería?

Te busco en la noche y no me encuentras;
tus pupilas se expandieron tanto
que no puedo sino ahogarme en ellas.