Chico, hace tanto que no te veía

21 Jul 2005

Por fin tengo acceso a internet desde mi casa (y con mi línea, que las ondas de unos cuantos vecinos llegan hasta aquí). Llevaba desde el día 25 de junio con el ADSL cortado. ¿El motivo? La incompetencia de Wanadoo. Relato la historia:

Como cuando contraté la conexión de ADSL con Wanadoo hace ya 3 años me dieron una IP fija (80.34.216.120, me la sé de memoria :D -friki-) y, por tanto, no podían por ser incumplimiento de contrato pasarme a su red ATM, en la que dan acceso a 2Mbps, con IP dinámica. A mi la verdad que la IP dinámica no me importaba mientras pudiera bajar cosas 4 veces más rápido (que se dice pronto).

Me comentan cuando confirmo el cambio que estaré un par de días sin conexión por el cambio de red; amén de que me parezca alucinante que una empresa seria tarde 2 días en añadir un nuevo usuario en su centro de acceso, haya que configurar lo que haya que configurar. Pero bueno, espero, espero y eso no funciona… A los tres días la primera llamada al servicio técnico (un 902 por supuesto); menos mal que tenía la WiFi de mi vecino para bajarme los drivers nuevos del módem que tenía, que no se instalan bien.

Tardaron 2 semanas de llamadas todos los días (902, recuerden) para darse cuenta de que es el módem que no debía ir bien con la nueva configuración, tras decirles yo que ese módem no estaba recibiendo datos desde el primer día del cambio. Una vez se dan cuenta me dicen que me van a enviar un nuevo módem. Nada. Se cumplen los plazos de espera que me dicen y sigo llamando. Unos me dicen que el módem ya se ha enviado y llega en 4 días, otros que tardará 2-3 semanas, otros que no había constancia de que se hubiera determinado el envío de un nuevo dispositivo… De verdad, ganas de matarte (mira qué problemas tenemos en el primer mundo, por otro lado) y de quemarles la central conectando “su” par de cobre al enchufe más cercano; a ver qué tal se portaban sus filtros y sus bobinas híbridas con 311 voltios a la entrada (no, no incito a hacerlo, que luego no digan…).

También cursé varias incidencias y a ninguna parecía hacerle caso nadie. A parte de esto con Wanadoo ya hemos tenido denuncias a la OCU por lo de la tarifa plana de teléfono, el número de atención al cliente no gratuito…

Finalmente y ya pensando en contratar con otra empresa me llama ayer una chica de la empresa innombrable a las 10 de la mañana y me dice que se disculpa en nombre de la compañía y que si aún no me había llegado el dispositivo lo haría mañana (es decir, hoy)… Como ese cuento ya me lo sabía pero esta vez eran ellos los que llamaban (y al móvil) hice un poco de caso omiso. Pero mira, hoy a las 11.20 de la mañana ya tengo acceso a Internet.

¿Voy a acallar el odio hacia ellos sólo por estar bajándome la Debian Sarge a 206 KB/s? No. Lo que más me fastidió de ellos es que por ley están obligados a tener un teléfono de atención al cliente gratuito… Y lo tienen, pero no te lo dicen a no ser que des mucho mucho mucho la lata. El truco para saberlo es llamar y decir que sabes que existe el número gratuito, que te pasen con el superior, y así en un bucle ‘while !regexp(numero, “^900″)’. Al final te lo dan, y realmente funciona igual de mal, pero al menos además de mi tiempo no pierdo el dinero.

Pues eso, que Wanadoo siempre me ha dado un servicio de Internet bastante bueno, pero la atención al cliente, la ética, y la consideración hacia la inteligencia de sus usuarios deja mucho, pero mucho que desear.