Amores de blog

02 Jul 2005

Recuerdo que hace años cuando te enamorabas te quedabas horas mirando una foto, pensando, soñando… Pero imagínate que te enamoras de alguien que tiene un blog: ¡¡¡cuántas palabras que idolatrar!!! Y encima es muy probable que no le conozcas en persona. No se yo si valdría para eso.

Y es que el amor, al menos en su primera fase, es una idolatría excesiva, extenuante y exagerada; pero bonita, al menos eso dicen. Pues me imagino a gente imprimiéndose folios llenos de posts, escribiendo corazoncitos, leyéndolos una y otra vez a la luz de la minúscula e impedante bombilla de la mesilla de noche. O quizás eso sólo se hace a los 15 años; yo es que he sido ‘mu tonto’ para esas cosas. Si no pues se lo preguntáis a V o a C que leyeron el otro día una poesía que escribí a los 14 años a una profesora…

Si es que la tecnología marca, queramos o no.