Por las nuevas familias

30 Jun 2005

Hoy a las 11.30 de la mañana se han aprobado en el Congreso de los Diputados de este país las bodas entre personas del mismo sexo. Uno de tantos pasitos para hacer un futuro en el que todos seamos más iguales. Incluso poco a poco se va creando una estética bisexual, no asexual porque no está carente de ánimo de ‘estar mono’ pero sí de un sexo indefinido, en lo que a las tradiciones de la costura se refiere al menos.

Zapatero, antes de la votación de la que un diputado del PP se ha ausentado y Celia Villalobos se ha desmarcado votando a favor, ha dicho: “estamos ampliando las oportunidades de felicidad para nuestros compañeros de trabajo, para nuestros vecinos, para nuestros amigos y estamos haciendo un país más decente“. No sé si se lo han escrito o lo ha hecho él mismo, pero describe bien la integración que muchos deseamos para todos, tengamos la orientación sexual que tengamos.

Ayer, de camino a las fiestas de Chueca, leí en el 20 Minutos un artículo de opinión que me hizo reir mucho. Decía que los que indican que la homosexualidad es antinatura no debieron dar Biología en el colegio o no se han interesado por ella, puesto que en la mayoría de las especies animales las relaciones sexuales y de familia entre miembros del mismo sexo es algo muy común… Por otro lado, lo que sí que no se ve en la naturaleza es seres vivos que opten por el celibato; excepto los curas, claro.