Monotonía azul

06 Jun 2005

Dame aire, que el foco solar te ciega de mis ojos;
dame aire, que se oscurecen los árboles a mi paso;
dame aire que rompa las ventanas en mil pezados
y al caer, cortando el viento, llene de luz mis manos.

Soledad, dulce aguja eterna hecha de ríos y espadas,
seduces desalmando sonrisas, quemando melancolía.
Gotas de lluvia en mis venas, constante crepitar
de cristales que suenan de sombra, de ausente compañía.

Dame aire, que oigo tambores,
que mis plumas se desprenden,
y que quedo callo, inerte.

Soledad que calla sentimientos,
susurra olvidados instintos bajos:
autopista sin nombre, transistor saturado.