Oscuridad

24 May 2005

Oscuridad, llanto silencioso, frontera
que otorga la vigilia. Un último suspiro
antes de caer entre brazos de algodón:
hondos gaseosos caminos tristes.

Oigo pensamientos arrastrándose, ciegos,
que no llegan a tiempo de ser pensados.
Dos ojos, última luz que verá el cielo
bajo su cúpula de ojos atormentados.

Cráteres luminosos rasgan el firmamento,
como un lento cuchillo que, tembloroso,
a tientas abre un río de negra sangre.

Del motor lejano retumba el aliento,
quebrando ánimas, agitando hojas,
ahogando sentidos: oscuros sueños.