Bodas por la iglesia

06 Apr 2005

Mi abuela tiene la costumbre de pasarnos pasa la revista Pronto cuando la ha leido para que se la demos a los abuelos de la otra parte de la familia. Claro, en el tiempo que esas hojas estan en nuestra casa todos nos la leemos de cabo a rabo, con mayor o menor atención, ya que está en el baño.

Pues hace un rato la leí y ví que Rocío Madrid (que está en Crónicas Marcianas) se casa. Hasta aquí una historia tan falta de interés como cualquier otra pero echándole una ojeada al artículo veo algo que me irrita. Leo que se va a casar por la iglesia y, ante la pregunta sobre su fe religiosa contesta que ninguna, pero que ha hablado con el cura y no hay problema porque aún hay curas jóvenes que entienden que no se profese la misma fe que ellos. Dice que lo hace porque no quiere una boda de 5 minutos y quiere ir de blanco y hacer ceremonia.

Yo siempre he pensado que casarse por la iglesia sin creer en ella es una falta de respeto hacia la gente que sí cree. Hacerlo por contentar a alguien, incluso a uno mismo, me parece algo muy criticable. Siento si molesto a gente que lo ha hecho o le parece bien esto, pero es que me da mucho “resquemor”. Realmente las bodas por lo civil podrían ser más largas, con mayor sentimiento y un poquito de “grandiosidad”.

Recuerdo que, hace más o menos un año, fui a la boda de mi prima en Francia. La celebró por lo civil en un lugar precioso, les casó una concejala que antes de la boda, en vez de leer el típico fragmento de la biblia (corregidme si me equivoco) leyó algún artículo importante o no se qué sobre la importancia de la igualdad de la mujer en el matrimonio y la sociedad. Tampoco entendí mucho porque lo dijo en francés (lógico por otra parte) pero salí de la ceremonia con un buen sabor de boca por lo bien hecho: se conjugó laicidad y sentimiento. Fue la ceremonia más bonita que he visto en mi vida… Y la novia de rojo ;)

No sé si en España las cosas se hacen así o no; quizás aun no le hemos dado oportunidad ya que si queremos una boda “bonita” seguimos acudiendo a la tan falsamente amada iglesia.