El Papa

28 Mar 2005

Aunque lo que comento está contra toda retórica eclesiástica ahí va: Creo que lo que está sufriendo este hombre no es normal. Es alguien que por desarrollo natural ya habría muerto hace varios años. Se le mantiene vivo… ¿Por credo o por interés? Como yo, muchos piensan que el tener a un Papa débil e influyente beneficia a mucha gente de las altas esferas que, como sombras, mueven a la marioneta en que se ha convertido Juan Pablo II.

No soy creyente y realmente me da igual en qué acabe esto pero ¿no sería más humano dejar morir a este hombre? Dejar que agonice el sufrimiento que padece… En su intervención de ayer su voz multilingüe se había convertido en un tono ronco demoníaco y omnilingüe: el dolor.