Amistad

22 Feb 2005

Cada uno de los objetos que nos rodea tiene una historia, y las personas… Sinceramente creo que el mundo puede ser algo muy simple si sólo vemos las generalidades de las personas: este tipo de gente es así, este otro tipo de gente es asá… Conocer la historia de las personas que me llena mucho; saber cosas de su infancia, cómo se sienten en el lugar donde vives y donde lo hicieron tiempo atrás, etc…

Para mí una amistad verdadera debe ofrecer ese tipo de cosas. Con un amigo se debe poder desde correrse una fiesta hasta dejar que descubra de tí lo que ni siquiera tú sabías. ¿Cual es entonces la diferencia entre un amigo de verdad y una pareja? Creo que con una pareja te comprometes más a dedicar un porcentaje de tiempo, de futuro, de ilusión… Con un amigo de verdad no hay compromiso, pero esas cosas salen de los propios deseos de cada uno.

Otra vez… ¿Cuál es la diferencia entre un amigo de verdad y una pareja? ¿Son para bien o para mal esas diferencias? ¿Qué sentido tiene tener pareja? ¿Somos tan débiles que necesitamos tener la confianza de que hay alguien ahí?

De tu pareja debes estar enamorado porque es inhumano llevar encima el peso de la obligación, del hacer sin querer… Cuando estás enamorado no hay pesos, todo son alientos de ilusión.

En cambio, con un amigo, el mayor placer es compartir. Como decía al principio conocer la historia de las personas, darte a conocer. Creo que nadie se queda impasible cuando un amigo se interesa por tu mundo, por las cosas que te hacen feliz, por el estado de ánimo que tienes… Y para eso no hace falta estar enamorado, sino estar orgulloso de alguien y tener intención de comprenderle y quererle tal y como es.

Yo pienso como Fare, que en su Mentelediario se preguntó: ¿De qué sirve conocer el mundo entero si no puedes enseñárselo a nadie.? Me temo que de poco, más que la autocomplacencia.