Mi Palm

25 Jan 2005

Jo, estoy muy contento con mi Tungsten. Leí hace tiempo un post en algún blog que era algo como “Mi Tungsten, un mes después”. Sin haber perdido el encanto inicial si que contaba que algunas cosas le habían decepcionado, como lo frágil del metal anodizado (se escribe así???) que recubre al plástico de la carcasa, etc…

Pues yo, por 134€ no puedo pedir más: escucho MP3 en mi tarjeta SD de 490 MB (te la venden como de 512 MB pero son de 512 millones de bytes) gracias a PocketTunes, leo los blogs que me gustan en diferido con Plucker, leo los documentos que están “de moda” esta semana como prácticas, memorias y demás gracias a RepliGO, avanzo poco a poco en el ya resabido Monkey Island 1 gracias a ScummVM, jugueteo con las mates y resuelvo ecuaciones más rápidamente con EasyCalc, etc… Y la verdad es que la agenda que viene con el propio PalmOS es muy cómoda.

Vale, tiene defectos: su procesador de “tan sólo” 100 Mhz (no hacía cosas ni ná con mi Pentium 100 y 8 MB de RAM) no permite reproducir DivX del todo bien, pero con Kinoma sí que puedo ver capítulos y/o pelis… Todo es adecuarse a lo que uno tiene y disfrutarlo… También la tapita, si aprietas un poco con la Palm dentro del bolso, presiona el botón de bajar el volúmen, …

Otro día contaré más cosas. Pero está claro que me parece un invento alucinante, un ordenador ahí siempre contigo para (casi) lo que quieras. Por 134€ sólo por la agenda a todo color, el poder escribir cosas y el reproductor de MP3 vale la pena (al menos para mí).