Agustín González

16 Jan 2005

Leo en La Cadena Ser que ha muerto Agustín González. También lo recoge El Mundo. Otro grande del cine español que se nos va… Una generación que, aunque poco a poco nos deja, seguirá aquí con el legado de grandes películas, grandes gestos cautivadores y entrañables, grandes dejes que los hizo grandes…

Desde noviembre actuaba en “Tres hombres y un destino” junto a Josè Luis López Vázquez y Manuel Alexandre. Recuerdo cuando pasé junto al teatro en torno a los días del estreno y pensé que sería algo maravilloso ver a esos tres genios, magos de la interpretación, juntos en las mismas tablas… Pero ya no podrá ser. Quizás también es funesta casualidad que, cuando pasé el viernes junto a un cartel de la obra, pensara que el “destino” de esos tres hombres era el mismo: la muerte. Me invadió pena por ser gente tan entrañable, tanta personalidad y trabajo a sus espaldas. Pero a todos nos llega nuestra hora (supongo).

Lo primero que me viene a la memoria es el papel que interpretó en El viaje a ninguna Parte, aquel hombre receloso de pueblo castellano cuyo sueño era ver estrenada la obra que tenía escrita desde hacía tiempo… Sueños maravillosos para un personaje que, aunque arisco, es muy entrañable. También lo recuerdo muy bien en Las bicicletas son para el verano, esa genial descripción del día a día de una familia madrileña durante la Guerra Civil. La ficha de Agustín González en Imdb aquí.

Pues eso, que estas cosas duelen porque ves que, poco a poco, irás perdiendo a esa gente que aunque no conozcas en persona, te ha sabido transmitir muchas cosas, de las que has aprendido expresiones, palabras: tu idioma. Esas personas que en su edad y experiencia tienen una riqueza increible; esos ojos de mirada profunda, que han visto tantas cosas, que han añorado tantas otras. Ahora pienso en Fernando Fernán-Gómez, sin duda mi actor favorito de esa generación.

Creo que la mayor dedicatoria para alguien como Agustín es que le recordemos, sus amigos y los que no lo conocimos como alguien que hizo muchísimas cosas grandes, fabulosas y sin aspiraciones megalomaníacas, donde reside el valor de lo auténtico… Como reza el comentario de la primera de las fotos en El Mundo sobre la noticia:

Agustín González, uno de los eternos secundarios del cine español, ha muerto a los 74 años en Madrid, justo cuando la obra que representaba con Manuel Alexandre y José Luis López Vázquez, ‘Tres hombres y un destino’, estaba marcando uno de los hitos de la temporada teatral madrileña.

Y más:

El actor participó también en las dos primeras películas españolas que obtuvieron un Oscar, ‘Volver a empezar’, de José Luis Garci, y ‘Belle Epoque’, de Fernando Trueba.

Ese es el verdadero tesoro, marcar hitos y ser tan grande. Así queda mi dedicatoria. Descanse en Paz.