Pijos

06 Oct 2004

Saltando de enlace en enlace estuve leyendo opiniones sobre un tema: los pijos.

Es una cosa que cada día saltan más a la vista; como una invasión progresiva de infortunio social. No es que se preocupen por como visten o por su manera de ser (eso podría ser desde personal a elegante) sino que su mayor preocupación es cómo los demás aceptarán su forma de ser. El problema es que para sentirse aceptado se ha creado mediante la publicidad una serie de “catedrales del pijoterío” (algo así como las catedrales del tecno, qué horrible término por cierto), léase Zara, Mango, H&M, C&A y Q&H (¡¡¡Qué horror!!!). Todos los pijos compran allí, no digo que todo el que compre allí sea un pijo, oiga (referencia: Sistemas Lógicos); de hecho si compraras ropa de Armani, y otras marcas que desconozco pero que me consta pertenecen a una más alta clase social no serías un pijo, en todo caso una persona que no sabe conjuntar la ropa.

Porque pijo es aquel que gusta de aparentar más de lo que es, se podría llamar cinismo social. Como Mini-d dice en su blog: Pijo: Que en su vestuario, modales, lenguaje, etc., manifiesta gustos propios de una clase social acomodada..

No me gusta banalizar el tema con el tan utilizado array {“Borjamari”, “Juanmari”, “osea”, “superguay”} pero sí es verdad que la mentalidad pija pasa por una evaporación de la masa cerebral que acaba con un cuarentón borrego que más que pena, da vergüenza.

Ser pijo pasa por sentirse superior al resto; ser pijo pasa por ver programas donde se degraden a otras personas (léase A tu lado y otros cuyo nombre ignoro) para luego no admitir que uno es televidente de esa clase de programas (bueno: un poquito pero solo en los programas de zapping). Ser pijo pasa por estar informado de todo ligeramente para que si en la serie de palabras comodín que utilizas en tus conversaciones te preguntan tu opinión sepas al menos dar una definición de primaria. Ser pijo pasa por dar la apariencia de que todo te resbala, que las únicas cosas importantes son las que te importan. Ser pijo pasa por amar el desprecio y dejar tu mente resbalar al más mínimo pensamiento que no sea sobre eso: aparentar.

Un pijo se deja llevar por cualquier cosa que le haga quedar bien. Total, tampoco tiene criterio para saber si está bien o mal.

Pijos

¿Qué es no ser pijo?

Para mí no ser pijo pasa por crear un estilo propio, cuanto más en contra de la corriente sea mejor. Pasa por ser crítico por defecto, por que tus pertenencias sean personas a las que querer, por querer saber, por saber odiar, por odiar el odio y por saber decir más que cuatro frases hechas y por valorar el desconocimiento propio como un camino por recorrer.

Eso para mí, que cada uno se haga la idea que quiera. Para eso estamos, ¿no? Como siempre suelo poner fotos sacadas de Internet (Google Image Search) hoy tenía una oportunidad genial, ya que como el ser pijo significa aparentar, esta plaga suele gustar de publicar sus fotos de fiestas en Internet, fenómeno que muchos llaman fotologs pero yo le llamo egoflog (de Ego Foto y bLOG). Me resisto a creer que un fotolog no puede servir para nada más que para demostrar tu pijotería; al menos pretendo que el mío no lo sea. Qué cara de tolais tienen los pijos que “adornan” mi blog hoy… Que ganas arrancarle el cigarro y la tontería a base de… palabras.

… Hoy estoy criticón …

Voto contra el pijoterío. Un abrazo