Más elecciones

13 Jun 2004

Tenía escritas un huevo de cosas y he cerrado el navegador: soy el más listo.

Hablé sobre las elecciones de mañana, mi indecisión sobre a quién votar y demás cosas. Sobre que me gustaría que la política que veo día a día me recordara más a la palabra democracia.

Me está dando mucha pereza recordar lo que había escrito para comentarlo.

La música comercial de ahora se parece al horóscopo: es algo genérico que podría valer para cualquiera. Los sentimientos que “expresan” esas canciones son simplemente basura que sale de los empresarios y que entra luego en sus carteras en forma de dinero. La SGAE ha formado un cártel con los 40Principales y demás para vendernos música enlatada, sentimientos genéricos y mierda por el estilo. En mi opinión el porcentaje de música novedosa es tan mínimo que me dan ganas de quemar las estanterías de “los 40 más vendidos” de los centros comerciales. Como dicen por Mentelediario también me gustaría quemar muchas otras cosas, pero eso mejor otro día.

Creo que en esa música el amor se ha mercantilizado, hacen que nos emocionemos creyendo que esos sentimientos también nos pertenecen. Pues yo no quiero hacer mío un sentimiento que lo es también de millones de personas más. Quiero que mis sentimientos sean cuasi únicos no como la suerte que me dice el horóscopo, otro engañabobos que da mucho dinero.

Otro tema que me altera es la publicidad; me hace gracia que lo que predica el anuncio de Aquarius sea lo que yo pienso y que lo haga desde la publicidad. Dice que hoy en día la gente ya no hace caso a la publicidad, que se comporta por instintos más aleatorios… Yo creo en la publicidad intermedia: esa que te llega cuando la buscas. Ejemplo: voy a la sección de música de la Fnac y veo discos; o compro una revista de informática y veo un anuncio de una tienda con sus precios. Contraejemplo: voy por la carretera y le veo el careto a Mayor Oreja; cojo una bandeja de comida en la universidad y el “mantel” está patrocinado por Philips; me llega un mensaje al móvil (aborrezco el fútbol) sobre la Eurocopa patrocinado por Adidas… Estoy harto de la publicidad aunque cada vez menos: leí el otro día un artículo sobre un estudio psicológico cuya conclusión era que el cerebro aprendía las formas y colores de los anuncios para discriminar información útil e inútil: esto es que “no vemos” los anuncios. A mi me pasa con los popups de Internet, que ya no los veo (aunque quizás eso es porque uso Mozilla Firefox).

(…)

Al final casi nada de lo que he escrito tiene que ver con lo que escribí antes pero así tengo más cosas que contar. Besos a tod@s