Consumiéndonos

10 Apr 2004

Ayer estuve con mi novia por Zaragoza y vimos las procesiones de Semana Santa. ¡Es increíble cuanta gente se implica con eso de vestirse de gnomos! No creo que ni la mitad de las personas que participan en ellas sean muy creyentes pero me parece bien que se mantengan esas tradiciones… La verdad es que da un poco de miedo ver a tanta gente vestida de ¿verdugos? ahí en procesión con los tambores y todo… También ví a niños muy pequeños ahí con los capirotes, … ¿hasta qué punto es bueno que un niño se meta tanto en algo religioso? Bajo mi punto de vista la implicación en hechos religiosos debería estar controladahasta las 16 años. Creo que hacer que un niño se confirme, haga la comunión, el Ramadán, etc… quita la libertad al niño para que elija lo que realmente quiere ser… Sé que este punto de vista levanta muchas ampollas pero como es el mío pues lo digo.

(…)

El tema de las tradiciones es peliagudo pero creo que si las entendemos como una forma de memoria histórica no hay problema en combinar e incluso disfrutar las tradiciones de otras culturas. A pesar de todo esto hay culturas que no me gustan nada: la cultura del consumismo… Hoy estuve en una tienda de ropa (con mi novia también que para eso estoy de vacaciones con ella ;)) y ví lo que veo siempre que voy a una de esas “de moda”: empresas forrándose gracias a la explotación de unos y al borreguismo de otros… Hay gente que se compra muchísima ropa nueva cada mes y ¿realmente la necesita toda? ¿Dónde guardáis toda esa ropa? Quizás yo peco de comprarme demasiada poca ropa e ir casi siempre igual vestido (aunque no con ropa sucia eh? que la lavo) pero en algunas cosas prefiero pecar por defecto que por exceso.

A veces buscamos en la ropa o en el consumo la felicidad que no somos capaces de encontrar en otros sitios. Yo creo que las empresas de consumo son las responsables de: