No

11 Mar 2004

No lo puedo comprender. Me levanto a las 8:30 de la mañana y oyes lo que oyes… No. Bombas con objetivos civiles sin previo aviso. Muertos y gritos. Sangre y lágrimas.

Somos 5 millones de personas los que vivimos en esta Comunidad y no creo que podamos mantener la calma en estos momentos… En ese tren iban personas que vivían conmigo en este gran hongo que es Madrid, en ese tren iban vidas que, como muchas, se levantan a golpe de despertador a las 6 de la mañana, en ese tren podían haber ido amigos míos y compañeros. ¬°Qué coño! En ese tren vuelvo yo de la facultad (yendo de lo más a lo menos importante).

Ismael Serrano dijo Mi vida, no hay derecho a salir con miedo a la calle, quizás con otros locos como causa, pero es lo mismo. La locura no entiende de colores, ni de posiciones políticas. Yo quiero poder ir andando, en tren, o en metro a dondequiera en mi barrio, mi ciudad, mi país político, Europa… No quiero llegar a tener miedo como para no salir de casa… Dicen en la radio que oficialmente medio centenar de personas ya no pueden tener miedo de nada… Quizás demasiados atentados en Iraq hicieron que ni se nos ocurriera pensar en algo como lo que ha pasado hoy aquí.

Los tiros en la nuca forman parte de una estrategia, pero ETA ya no sigue ninguna estrategia; sólo tratan de agarrar el objetivo que ya hace tiempo se les fue de las manos. Ni así ellos van a conseguir nada, ni sólo así se debe “luchar” contra ellos. No tengo ganas de decir más mi opinión. Como está diciendo Iñaki Gabilondo, este es un día negro en la historia de España, de Madrid y de todas las vidas que viven en ella, por supuesto en la mía también… El día más negro. Sois unos locos y unos genocidas cainitas. Ojalá la gente como vosotros se de cuenta de todo lo que vale una sóla vida, de todo lo que vale la libertad de poder salir a la calle: la nuestra y la vuestra.