De vuelta y vuelta

22 Mar 2004

Hola de nuevo. Este puente ha sido un tiempo de aletargamiento en cuanto al diario se refiere; en cuanto a mis sentimientos fue intenso porque estuve con mi novia (no requiere más explicación, ¿verdad? :P.

Además de estar con la churri he dedicado demasiado tiempo a una práctica de una asignatura con la que nos están metiendo mucha caña… He acabado muuuuy harto de hacer series de fourier, calcular trenes de pulsos cuyos coeficientes muestrearan decentemente sinusoides de 2, 4 y 16 khz… Pero por hoy todo eso acabó y me enfrento a la más sencilla, pero no menos apasionante, tarea de escribir en este cuadro de texto. Anda que… voy a dejar este tufillo literario pero ya.

Pues mis compis de la uni me regalaron la semana pasada “El código da Vinci” y ya he empezado a leerlo, está muy interesante y cuando me lo lea publicaré aquí mi opinión. Por ahora sólo puedo agradeceros el que os acordarais de mi. Besos!!!! Además el viernes fui a ver la nueva película de Almodovar, “La mala educación”, me gustó mucho cuando te rompe un poco los esquemas; hizo a lo visual lo que Médem hace a lo argumental. No hablaré más sobre la peli aunque pido ayuda para desvelar quién es un personaje: el “motero” al que se tira Gael García Bernal al principio de la peli… No termino de encajarlo.

Tras tres días fuera de mi casa me siento muy raro otra vez frente a mi pantalla, mi teclado, mi mesa inundada de cosas (que, como ya he relatado a veces van desde un Pentium-100 por ahí suelto hasta una lupa de unos 8 cm de diámetro pasando por un librillo de Family-Check, cascos, cajas de pilas vacías, … ¡Ésto es un completo desorden! Pero me gusta ;P

(…)

No niego que tenga ilusión por ver cómo se desenvuelve el nuevo Gobierno. Tengo ganas de ver hasta qué punto llegan las promesas de diálogo, hasta que punto se deja de subvencionar la escuela privada en beneficio de la pública, y muchas otras cosas. Una de las cosas más bonitas de esta vida es el ir viviendo junto a la gente que quieres las componentes espectrales de alta frecuencia que hay en esta vida, esto es las cosas que te rompen la rutina. Ya sea un descubrimiento científico, la nueva versión del kernel linux, los cambios de Gobierno, y el intento por el diálogo de que cada día vayamos reduciendo la componente espectral contínua, esto es la tensión que genera las guerras, muertes y demás inutilidades varias en el mundo.

Un abrazo