Rutina complaciente

09 Nov 2003

Mi mundo envejece… Por mi mundo pasan los años y veces parece que no nos damos cuenta… Triste, ¿verdad? Pasan las historias, las anécdotas, los días y los eclipses de Luna… Muchas veces nos angustiamos por guardar, almacenar, evitar que se pierdan nuestras vidas en forma de fotos, facturas, apuntes… ¿Y qué pasa con nuestros recuerdos? Ni nosotros nos preocupamos por ellos; aunque escribiendo esto espero que ese fín se vea realizado.

Debido a la rutina a veces parece que no le importas a la gente, o que sólo tu rutina llega a formar parte de los demás, pero no tus pensamientos, o tu forma de ser… Por eso me parece que tod@s deberíamos romper la rutina aunque no nos escapemos de ella… Parece una tontería pero no lo es (al menos desde mi punto de vista).

(…)

La ciudad parece una pecera llena de peces buscando un poco de oxígeno mediante el cual poder seguir viviendo. Cada uno tiene su tipo de oxígeno: hay gente que vive por su trabajo, por sus hijos, por su carrera, por su comida, por su música, … por sus ilusiones. Me encanta pensar que cada persona que veo andar, o se sienta a mi lado en la parada del buho, o me llama por teléfono, o estornuda en el metro, tiene sus ilusiones y sus vivencias personales. Me encanta estar rodeado de seres humanos.

Es normal que en grupos medianamente grandes surgan disconformidades con conductas de otra persona. Aunque como muchas veces pienso en lo que he escrito en el párrafo anterior, pues lo único que tengo ganas es de sonreirles y abrazarles…

Aunque muchas veces me siento solo… Parece que uno se encierra en su rutina y lo único que tiene es a si mismo, aunque no sea verdad, aunque haya mucha gente pendiente de tus sentimientos a veces parece que eres tú y sólo tú, cuando no es verdad (repito). Que no hay nada más bello que tener libertad para conocer poco a poco a las personas, y si hay amor por medio el sentimiento se multiplica (por un x є [1,+∞) ) El amor, ya sea de pareja, de amistad o de familia, multiplica los sentiemientos y las ganas de conocer a las personas, nuestros compañeros en la rutina.