Todo me parece bonito

04 Oct 2003

Son las 4 de la mañana y acabo de llegar a casa. He estado con unas amigas por el centro tomando unos minis de kali y de chachara; luego vine al barrio en el búho y me quedé con los colegas de aqui que estaban en el bar de siempre… Por último estuve en un parque que está enfrente de mi casa hasta ahora charlando con mi primo sobre todo un poco…

Y ésta es una cotidianeidad de ahora, es increíble como ese conjunto de circunstancias va cambiando con el tiempo. Hace un año era un tipo de gente con unos ciertos proyectos, etc… De hecho del año pasado a éste no han cambiado mucho las cosas, excepto que mi grupo de 1º de carrera está un poco más disperso.

Pero hace dos años estaba la mayor parte del tiempo en la silla de mi clase en mi instituto… Escuchando cosas que hoy me parecen obvias, pero que ayer me ilusionaban… Vivía en un entorno de radio menor que el de hoy, en el que me planteo cosas más lejanas (en el tiempo y en el espacio) y que tengo otras metas, otros objetivos… Para mí siempre fue un objetivo el llegar a la Universidad y estudiar lo que quería (Informática o Teleco); y ahora que estoy aquí, en este momento y este lugar, hay otras metas, quizás más difusas pero las hay.

Ahora en el edificio de enfrente sólo veo una luz… parece un salón, seguramente alguien que se quedó dormido viendo alguna basura en la televisión.

Mañana quizás compre las entradas para ver a La Fura Dels Baus, que actúan en Madrid, tengo ganas de verlos ya que siempre he oido buenas críticas de sus espectáculos pero nunca presencié ninguno en vivo.

El tiempo cambia, mi cerebro me dice que es la gente la que va cambiando: tomando nuevas modas, vaciando antiguos ejes del rollo adolescente y llenando otros… Pero no me engaña: no se mueven los demás sino que yo no cambio. Sí que cambio, pero a una velocidad tan lenta que cada vez tengo la sensación de estar descolgado de mi tiempo.

Desde pequeño no era el niño más usual del mundo… Pensaba en cosas diferentes a los demás, me planteaba aspectos de la vida, estudiaba comportamientos, me encantaba aprender cosas… No me solía gustar el jugar, creo que solía ser más bien un poco solitario, que no insociable. Lo que quiero decir es que disfrutaba de mi “mundo” solo, aunque no me faltaban amigos y amigas. Sobre los 12-13 años viví una etapa de sociabilización que me cambió mucho, valoraba las amistades y los lugares y me daba cuenta de que cosas que vivía no volverían a pasar… Empecé a sentir melancolía antes de que el momento por el que la sufro haya pasado… Es una cosa que me sigue pasando hoy: valorar el presente ya que soy consciente de que dentro de poco no será ese presente y hay cosas que no podré volver a vivir.

Por ejemplo, ahora siento “pre-melancolía” de el buen rollo que siento con la gente de la Universidad, algo muy especial; y también del momento que estoy viviendo con mi novia: estabilidad y comenzar a pensar en algo más allá… ¡Qué dificil es ser humano!, ¿verdad?

Como dice la canción: todo me parece bonito.